LA SAL EN LA CARNE