EL CORDERO, UN MANJAR PARA MUCHOS